Brillas, brillas tan lindo

“Y brillamos juntos entre pestañas
Divina, divina sonrisa
Abrazo de luna, de luna llena”

Esta canción, Brillas, de Leon Larregui, habla de lo importante que es mirar hacia nuestro interior.

¿Cuándo fue la ultima vez que te miraste al espejo y fuiste testigo de la maravillosa creación que eres?

Nos pasa que estamos tan apresuradas con nuestra rutina diaria que nos olvidamos de darnos cariño, de reconocernos, de validarnos, de amarnos, de agradecernos, de conectar con nuestras necesidades y de escucharnos.

Esta mañana mientras estaba en una sesión de meditación guiada, que se trataba del perdón, por cierto es la segunda vez que la practico, mencionó algo importante, no sirve culparse por nuestros desaciertos ya que estamos en este mundo para experimentar y no tenemos la experiencia necesaria para hacer las cosas perfectas, por muchas ocasiones me di tan duro por mis errores y también cuestione y juzgue a las personas por equivocarse y que de alguna forma me afectaron, y quiero compartirles una experiencia de vida que me hizo mas fuerte y mas amorosa.

Cuando tuve a mi primera hija, en el hospital la enfermera me enseñaba como darle de lactar a la bebé, fue tan enfática en decirme que la vida de la niña dependía de la alimentación que yo le proveía y que cualquier error que pueda cometer puedo ocasionarle incluso la muerte, anatómicamente yo era muy delgada y la probabilidad de producir leche materna se volvió un caos y a esto se sumó el miedo de asfixiarla. Desde ese golpe de gloria y caos a la vez, empieza una lucha interna de saber si estoy haciendo lo correcto o no, y lo mas dolorosa cuestionarme si “seré una buena madre”, si le adicionamos los sabios consejos de la familia, la suegra, las cuñadas, las amistades, etc. etc., termine en una bola de culpas y rechazos.

Mientras mi mente estaba muy ocupada en los cuestionamientos, en tratar de cumplir con los mandatos de la sociedad, me olvide disfrutar lo lindo que es la maternidad, y el resultado es que la estaba disfrutando con culpa, es algo como estar a dieta rigurosa pero pasa por tus narices un helado, lo tomas sabe delicioso, riquísimo, pero al mismo tiempo te cuestionas diciéndote “queee, te estas comiendo un helado, y la dieta, queee porque falle, otra vez falle” pero el helado sigue siendo delicioso.

Lo que pasa en nuestro interior por acumular culpas, es aun mas grave, porque no solo nuestra mente trabaja el doble, si no que nuestro sistema empieza a enfermar, y los primeros signos es la ausencia de sueño, ansiedad, luego pasamos por las jaquecas, y así nuestro organismo va subiendo de nivel, hasta conseguir llamar nuestra atención, y cuando nos damos cuenta estamos con medicina para la gastritis, nos volvimos amiguísimas de la señora de la farmacia, la analgan se vuelve nuestro chicle. La tendencia es ignorar estos síntomas, y darle crédito a la culpa porque no nos alimentamos a tiempo, o vivimos tan a la ligera que no cuidamos de la salud y por ultimo le echamos la culpa a la mala suerte porque nos toca vivir malos momentos. Es tan fácil ver lo negativo y nos olvidamos de rescatar lo positivo, no debemos quedarnos en el error, esto nos sirve para crecer, lo que debe hacer es desbloquear los siguientes niveles y avanzar, la vida es como los mundos de Mario Bross, se vale perder, se vale llorar, se vale reír, incluso se vale burlarnos de lo que paso y cuando pasas el momento difícil decir “gracias por permitirme aprender, me amo, me valoro, me reconozco”

Quiero decirles que la cura para nuestras culpas las tenemos nosotras mismas, ¿Cómo? aquí les doy unos cuantos datos importantes:

  • Aceptar que estamos en este mundo para experimentar,
  • Agradecer por los errores que comentemos, porque a partir de aquello puedo mejorar mi vida,
  • Validar lo importante que soy para mi, por lo tanto regalarme un espacio para sentir las emociones que generan mis equivocaciones, es de valientes,
  • Perdonarme, nos tenemos a nosotras mismas,
  • Amarme cada célula de mi cuerpo, cada parte de mi que me hace ser un ser único y especial,
  • Y el último y el más importante, aceptar que los demás también se equivocan y lo que odio del otro ser es lo que rechazo de mi.

¡Mírate a los ojos, descubre lo hermosa que eres, llega a tu alma y regálate una sonrisa porque eres la creación mas hermosa que Dios pudo hacer!

Con amor,

Margot Jiménez Romero

Mis Ángeles

Hace cinco años tuve un accidente de tránsito, en el que me fracturé el brazo izquierdo, un lado del cuero cabelludo, la cadera izquierda.

Hasta hoy no logro describir esa sensación de dolor que invadió todo mi cuerpo, no sabía si estaba viva o muerta, fue horrible, terrorífico, mi objetivo ese día fue no llegar a un estado inconsciente.

Recuerdo que cuando llegaron los rescatistas, les pedía que recogieran mi cuerpo con cuidado, ya que si mi columna estaba afectada era muy probable que no volviera a caminar, y así me pase dando indicaciones a esos pobres hombres hasta que llegue a la clínica, así como también llame a mi hermana para darle indicaciones del seguro médico, vida, hijas etc….

En la clínica fue otra historia también difícil, que ahora no voy a tocar ya que me salvaron la vida…

Luego de este accidente vinieron muchas experiencias más que me sacaron totalmente de mi zona de confort, pase por un divorcio, cambié de trabajo, cambié de área, inicié un emprendimiento y así un sinfín de momentos.

Cuando estuve en ese ritmo de vida, siempre viendo lo negativo, no me permitía ver el efecto de cruzar por el pantano, no me daba cuenta que paso a paso estaba dejando atrás aquello que no era para mi, y cerré mi ojos al gran trabajo que venía haciendo con mis propias manos para mi, pero llega un momento de lucidez, al que yo le llamo “un respiro”.

Ahora les explico:

Cuando naces, siempre llegas a este mundo con un ángel que te guía, te acompaña, cuida de tu salud, y tiene el control de todo lo que te pasa, conforme vas creciendo estos ángeles se van transformando, y cuando llegas a la adolescencia estos ángeles toman forma, y se convierten en amigas/os, hermanas (en mi caso tres) y cuando ya eres joven se convierten en amigas, lo curioso de esto es que aparecen en momentos claves, en lo particular cuando estuve a punto de dejarme llevar por el desánimo, y voy a hablarles de mis ángeles de mis últimos cinco años, después del accidente, son muchos, muchos, sin su amor no estuviera escribiendo hoy.

Cómo les decía, están presentes de diferentes formas, aromas, sensaciones, ellos solo están, qué hicieron conmigo? aquí les cuento, me mandaron a terapia, me empujaron, me dieron palabras de aliento, me apoyaron con un almuerzo, un café, me empujaron al abismo para tomar vuelo y así como lo leen, me llevaron a un socavón y me lanzaron al vacío, tomé impulso y abrí mis alas, puse al miedo sobre mi espalda para que me alerte del peligro y puse la valentía delante de mi para no perder el horizonte.

La primera vez que reconocí a mi primer ángel fue cuando tomo mis manos y me dijo “Tu eres una mujer valiente, mírate, ya quisiera yo tener un gramo de tu valentía” y la segunda vez que reconocí a uno de ellos fue, cuando sentí el aroma a café intenso, ahí supe lo que debía hacer. Todo esto no es inmediato, se repite una y otra vez y tantas veces sea necesario hasta que te das cuenta, así fue conmigo, tantas y tantas señales y no las veía.

En fin, hoy después de cinco años, después de haber vuelto a sentir la sensación de miedo más terrible del mundo, puedo decir no estoy sola, que es de humanos sentirse vulnerable y que ellos, mis ángeles, siempre estarán ahí cuidando de mi aunque sea en un simulacro.

¡Amo estar viva, amo lo que hago, amo cada parte de mi, amo mi vulnerabilidad y me amo así tal cual soy!

Gracias Miguel, Rafael, Gabriel y Chamuel

Margot

El Titanic y los violinistas

El famoso naufragio del transatlántico Titanic me lleva a reflexionar y encontrar similitudes en la crisis de salud actual, con la diferencia que es a nivel mundial y parece no tener fin: pandemia, crisis económica, luto, y cada mes es una catástrofe nueva que enluta al mundo entero.

Los meses de marzo, abril y parte de mayo, fueron días interminables, podía sentir desde mi espacio la desesperación y dolor por la que estábamos pasando, no pude dejar de cuestionarme cual era la mejor forma de estar con aquellas personas cercanas, puedo mencionar que hice lo imposible por dar una palabra de aliento, una guía o simplemente estar al otro lado de la linea escuchándolos.

Viene a mi mente una semana en particular, en la que no habían camas disponibles en los hospitales; claramente pude identificar el perfil de tres personas que estaban al borde de la muerte; la una con recursos económicos suficientes para conseguir cualquier clínica privada, la otra persona con seguro médico particular pero con recursos económicos insuficientes, sin la posibilidad de adquirir deudas futuras por gastos médicos en una clínica y la tercera personas con una economía medianamente equilibrada pero sin familiares cercanos que puedan acompañarla. La primera persona recibió atención médica en el auto, esto es colocar oxígeno, una vía, etc…, la segunda ingresó a un hospital después de suplicar por un espacio y la mantuvieron sentada en una silla casi todo el tiempo de la hospitalización, y la tercera persona tuvo la bendición de que puedan darle asistencia medica en su propia casa. Tres mundos con un mismo sentir: de cara frente a la muerte, con un sistema de salud colapsado seguramente por la falta de prevención o preparación para el gran monstruo llamado COVID-19.

Historias como estas se repiten a diario y no solo por la pandemia, dolor, desesperación, impotencia, confusión, culpas, arrepentimientos, así fue esa semana caótica la mas compleja de este tiempo de cuarentena, el gigantesco titanic se partía en dos y con ello muchas familias experimentaron el mas grande dolor. A Dios gracias estas tres personas pueden gozar de buena la salud actualmente… La pregunta que me hago es: ¿De que forma aportó la experiencia vivida a cada ser? ¿Podemos sacar lo positivo de lo negativo? ¿Estamos en la capacidad de ser resilientes? ¿Que tan responsable estoy siendo con mi salud?.

Hay algo en particular en estos difíciles momentos, los violinistas, dispuestos a dar todo lo mejor que saben hacer para soportar a aquellos que están sufriendo; médicos, enfermeros/as, terapeutas, fabricantes, taxistas, trabajadores/as sociales, psicólogos/as etc… un sin número de buenos violinistas que siguen apoyando de diferentes formas, incluso arriesgando sus propias vidas y que también fueron golpeados por este monstruo, sintieron el mismo dolor, angustia e impotencia, sin embargo su alto espíritu de servicio los mantiene frente a una lucha que quizá solo será recompensado con un gracias o con solo devolverle esperanza a aquel que se le acercó.

Pero también está una parte obscura tan terrible como la misma pandemia, la corrupción, y puedo identificarlos como esos pequeños botes que salieron del titanic con cierta gente que debía salvarse por ser considerada importante para la sociedad. Acá, en esta realidad llamada COVID-19, están todos aquellos que con sus acciones hicieron del dolor de la gente una oportunidad para lucrarse económicamente, y no me refiero solo a políticos sino también a aquellos que una recarga de oxígeno que comúnmente cuesta $100,00 en tiempos de crisis costaba $200,00; me refiero a aquellas personas que una libra de arroz la vendieron con sobreprecio, así como aquellas personas que recibieron la mejor ayuda de los violinistas y que su respuesta fue el más vil de los egoísmos, y de aquellos que despidieron a miles de trabajadores por una oportunista ley tuerta.

Esta crisis que seguimos viviendo, nos sigue mostrando el lado mas obscuro de nosotros mismos, o el lado mas puro. Ante toda esta titanica película real, puedo decir que me ha hecho comprender al ser humano desde sus carencias y sentir tristeza porque no saben como vivir con el dolor.

Creo firmemente que esta crisis debemos mirarla en positivo. Creo que debemos quitar el pie del acelerador y mirar hacia nuestro interior, buscar aquello que nos permite respirar, aquello que nos hace sentir un sentimiento negativo hacia la otra persona y atender. Creo que es tiempo de abrazarnos y amarnos, ponernos en primer lugar y luego salir y dar amor a cuanta gente lo necesite. Creo que esta de moda amarse, refugiarnos en la espiritualidad. Creo que debemos sumar y no restar.

Vivamos el presente como si fuera el último de nuestros días, con la esperanza de encontrarnos mañana y brindar con una taza de café.

Margot Jiménez Romero

Los cuentos de hadas, es solo un cuento

Ocho de Marzo un día para conmemorar!!

Cuando me contaron la historia de las mujeres que apostaron su vida por un salario digno y un horario justo de trabajo, en mi mente solo se repetían las típicas frases que llevan a un imaginario “Y vivieron felices para siempre”

Efectivamente, a lo largo de la historia, la mujer ha sido vista como un ser humano que vino a cubrir una necesidad del otro, me refiero al sexo opuesto, al principio de la creación Dios delimito las funciones para el hombre y la mujer, esto es, la función principal del hombre era la protección y la alimentación y para la mujer la administración; hasta ahí todo esta bien, si hablamos de la reproducción y la crianza de los hijos, a esa tarea les asigno a los dos, tanto así que desde la fecundación se necesita el producto de los dos, hombre y mujer. Dios en su infinita sabiduría, pensó en la equidad desde el principio, a cada uno los doto de habilidades y capacidades idóneas, para no ser superior el uno del otro; sin embargo, con el pasar de los años, la historia se va construyendo, y entendiéndose de acuerdo a lo que persigue cada ser humano, tanto así que las religiones adoptan las lecturas bíblicas según sus percepciones, y crean sus propias leyes y reglamentos.

Cuando era pequeña, recuerdo haber escuchado por varias ocasiones a los adultos decir “Las mujercitas deben aprender a cocinar” me generaba una angustia muy grande, de no poder cumplir mis sueños porque tenia que estar en la cocina cuando sea adulta, y mis sueños que? pienso que muchas mujeres pasaron por el mismo momento de angustia, desde pequeñas tenemos ya una condicionante, nací para servir en la cocina, no nací para explorar el mundo, cierto es que cada persona vive su propia realidad, pero también es cierto que es un denominador común que desde la estructura familiar, se construye el futuro, por lo tanto una frase mal dicha o un acto mal dirigido puede ser suficiente para dar paso a las construcciones machistas.

En este día ocho de Marzo, me ubique en un espacio en donde pueda observar los comportamientos de las personas, frente al significado que tienen sobre el “El día internacional de la mujer trabajadora” y fueron muchas las formas de estar presentes en este día, felicitaciones, palabras resaltando la valentía de las mujeres, en fin fueron muchas, y mis cuestionamientos fueron:

Realmente saben lo que esta sucediendo con las mujeres?

Esta consiente la sociedad de los indices de violencia hacia las mujeres?

Que hago, o cual seria la respuesta acertada si me dicen Feliz dia, las personas que amo?

Marcela Lagarde, dice “Nos han enseñado a tener miedo a la libertad; miedo a tomar decisiones, miedo a la soledad. El miedo a la soledad es un gran impedimento en la construcción de la autonomía”.

A nivel mundial, se desarrollaron diferentes manifestaciones este ocho de marzo, todas con un mismo sentir, LIBERTAD, si libertad de sentir, de elegir, de expresar, de reír, llorar, amar, odiar, etc.. esa libertad que tenemos miedo de alcanzar, porque así nos programaron, sintiendo el miedo en todo nuestro torrente sanguíneo.

Muchas mujeres han tenido la valentía de levantarse, sacudirse el polvo y avanzar, cerraron los ojos y se lanzaron al mundo persiguiendo sus sueños, una de ellas es mi Madre, ella cerro sus ojos y avanzo sin parar hasta logar su objetivo, así se convirtió en mi primera referente de empoderamiento y valentía, después de ella muchas mujeres han sido mi referente.

También hay mujeres que no tienen la misma suerte, por diferentes situaciones que vivieron o que puedan estar viviendo, el hecho es que la violencia hacia las mujeres esta a la orden del día, aparece todos los días en los diarios a nivel mundial, en nuestro país en lo que va del año los casos de femicidio han aumentado, hasta el 28 de febrero se registran 15 casos de muertes de mujeres provocadas por sus compañeros sentimentales. Que provoca estas muertes, no lo se con exactitud, solo puedo percibir que estamos en una sociedad violenta, en la que no podemos estar tranquilas, en la que es muy complicado confiar, y siento mucha ira porque las leyes no nos protegen, los y las profesionales que están llamados a dar auxilio inmediato se sumergen en un mundo burocrático para llegar a la conclusión de la mujer que esta pidiendo auxilio.

Lo cierto es que esta lucha por los derechos de las mujeres, esta claramente segmentada, están los grupos colectivos que defienden la ideología de genero y buscan igualdad de oportunidades, pero también existen otros colectivos que apuestan también por esta lucha pero que no aportan positivamente a la misma visión, y es ahí en donde yo deduzco, que esto es una lucha de poderes, que involucra intereses propios y no comunes y esto no nos dejan ser libres.

Esta entrada, les dedico a las mujeres que no tienen voz, a las que sienten el miedo aterrador de su opresor, quiero decirles que no están solas, que somos empáticas en diferentes aspectos de nuestras vidas, que estamos con ustedes, y que no deben sentir vergüenza, que deben tomar muchas fuerzas y hablar con las personas cercanas, vecinas, familia, amigas, huyan busquen ayuda y salven su vida, griten y griten tan fuerte hasta que vayan por ustedes, nadie tiene el derecho sobre nosotras….

Quiero expresar mis mas sentidas condolencias por las que ya no están, y que desde mi lugar, de mi quehacer y desde mi profesión, mi compromiso será auxiliar a las mujeres violentadas.

La sociedad esta llamada a cuidar de las mujeres, el estado nos debe seguridad, nos queremos vivas, ni una menos…

undefined

En el zapato del otro!

En esta corta semana de trabajo, tuve la oportunidad de palpar las dos caras de la moneda en el servicio de Salud pública. Entraré en detalle de lo sucedido para que sea de mayor de comprensión.

Una joven de veintidós años, hija de una señora con discapacidad física, fue tratada en el un hospital público en Mayo del 2018, con un diagnóstico de poliadenopatías cervicales, la trataron y le hicieron un procedimiento de drenaje, paso seguido una posible biopsia de lo que se le extirpó, luego de esto, el mismo centro médico debió entregar resultados del estudio.

La joven, continuó su recuperación del procedimiento realizado en su casa con medicina recetada por su médico, luego de seis meses, de acudir constantemente a preguntar sobre los resultados de la biopsia, empezó nuevamente su cuerpo a enfermar, aparecieron más adenopatías, y con mayor dolor…

En la búsqueda de respuestas, de parte de la madre, aparece más de una justificación de parte de los responsables, del porqué los resultados de los estudios aún no han sido entregados, una de ellas es que el médico escribió mal el número de cédula de la joven…

Actualmente la joven, esta un estado crítico de salud, esta siendo atendida en otro centro médico público, y con personas que la están apoyando con el seguimiento del tratamiento y exámenes correspondientes, confiando que su salud va a mejorar.

En la constitución del Ecuador del 2008, dejamos de ser un país de derecho, para ser un país de derechos, quiero decir con esto, que tenemos la garantía de una vida plena en donde el Estado nos garantiza la salud, la educación, la seguridad social, la alimentación y el agua, para cada uno de los seres que viven en este grandioso país llamado Ecuador.

Hace unos meses atrás se inauguraba un nuevo centro médico público que prometía salvar vidas, pero tenemos el caso de esta joven que no se detuvieron para brindarle un servicio de calidad y calidez que por ley le corresponde por ser su derecho, no quiero decir que los malos gobiernos no proveyeron de la infraestructura ni el talento humano necesario para salvar la vida de una persona… quiero ir mas allá y decirles que esto no se trata de malos gobiernos, esto se trata de lo que tienen en el corazón las personas que están al frente de la administración de dichos servicios de salud.

Lanzo una pregunta al aire, ¿Qué pasaría si tenemos padrino o madrina?, si eso, que pasaría? con estos seres, que los llamare Ángeles ya que están siempre dispuestos a ayudar, todo funciona, la joven tuvo la suerte de tener un Ángel, actualmente recibe la atención médica idónea con calidad y con calidez.

Ahora bien, les he descrito las dos caras de la moneda, tenemos hospitales la primera cara, y la segunda nos hace falta actitud!. Esta última depende de nosotros las personas, que tan dispuestos estamos a ponernos en los zapatos del otro para entender su necesidad, también puede ser, que tanto amo lo que hago para ser mas eficiente. Efectivamente, si nos cuestionamos seguro cambiaremos de chip y seremos más competitivos.

Pilar Sordo en su libro, educar para sentir, hace una referencia de las habilidades blandas, menciona, que son aquellas que tienen que ver con los recursos emocionales que tenemos que desarrollar, estas se conectan con las expresiones de nuestras emociones y sentimientos, nos permite expresarnos con asertividad ante los demás, permitiendo generar una empatía con el otro; precisamente es lo que hace falta, es posible que el primer centro médico público no tenga todo el equipamiento para atender la enfermedad, pero existe un equipo humano que puede guiar y acompañar hasta encontrar una respuesta.

Seamos humanos, nosotros nos tenemos a nosotros mismos para apoyarnos, cambiemos de actitud y seamos portadores de felicidad y amor a los que necesitan, es posible que mañana necesitemos también de un Ángel para salvar nuestras vidas…

Doy gracias a Dios por enviar un Ángel que esta semana pudo dar una gota de esperanza a una familia….

Feliz fin de semana!

Mis primeros pasos

Cuando tenía dieciséis, gracias a la acertada exigencia de mi hermana mayor, hice un curso de computación, aprendí lo más novedoso de esa época, utilizar el chat…

Siempre tuve la inquietud de cómo se configuraba el sistema binario con lo que se escribía, con los pensamientos, la picardía, en fin, la curiosidad de saber qué hay detrás de… y es así como me prometí que algún día escribiría para el mundo, aquí estoy peleando con la tecnología, me rehuso a lo cotidiano, quiero darle vida a este blog, con historias de vida, con anécdotas, con temas actuales tales como política, medio ambiente, problemáticas sociales, y colateral a esto alimento mi vocabulario y conozco más de la tecnología.

Voy a contarles en este día quién es Margot, y porque este blog se llama “un café para el alma”

Soy una mujer de 38 años, nací en Olmedo, provincia de Loja en una familia tradicional conservadora, soy la tercera de cuatro hermanas, mi infancia fue la mejor, mi posición fue la perfecta, luego les contaré que significa eso… soy trabajadora social de vocación y convicción (lo descubrí luego de seis semestres de ingeniería de sistemas). Madre de dos hijas hermosas.

Un café para el alma, es trascender, dar un paso a lo desconocido, mostrarle al mundo que desde este rincón podré visibilizar mis pensamientos, e incidir en los lectores, lo que busco es que conozcas las diferentes problemáticas sociales, y abrir tu corazón para que te detengas y mires a un costado, es posible que con solo una mirada puedas pintar tu mundo de colores

Te invito a seguirme, y tomarte un café mientras me lees.

Feliz 2019